8 de mayo de 2012

Iniciación al Rockfishing

Hoy vamos a hablar de una técnica que llega con fuerza desde el país del Sol Naciente y que, hasta hace unos años, era prácticamente desconocida, pero que poco a poco ha logrado ganarse practicantes dentro de nuestras fronteras. Nos referimos al Rockfishing ligero, también conocido como light rock fishing (LRF).
El “rockfishing” que conocíamos hasta no hace mucho era el lanzado pesado o surfcasting practicado en zonas de piedra, como por ejemplo, acantilados. Este rockfishing del que hablaremos a continuación poco o nada tiene que ver con la definición anterior.
Víctor Bocos practicando rockfishing. El ejemplar fue devuelto al agua.
Nuestro rockfishing es una especie de spinning ultraligero en el que se pretenden especies depredadoras de pequeño tamaño que suelen habitar escenarios rocosos como zonas de rocas, espigones o interiores de puertos, rías,…
Así, serán las escorpas, gobios, vacas, serranos, sargos (sí, sargos…), tordos y otros habitantes del roquedo nuestro objetivo principal, con la posibilidad de capturar también pequeños ejemplares de lubinas, jureles, obladas, dentones, serviolas, palometones, y otras especies de carácter pelágico.
Lubineta que fue devuelta al agua
El equipo
Para practicar esta modalidad es necesario adaptar el equipo y los señuelos a la mínima expresión, para ser capaces de notar las picadas, en ocasiones muy sutiles, y poder disfrutar mínimamente las capturas.
Las cañas que utilizaremos tendrán una longitud que oscilará entre los 2 y los 2,5 metros, con una acción comprendida entre 0,5 y 8 g.
Como pareja de baile, un carrete tamaño 1000, o incluso 500. A algunos os sorprenderán estos tamaños, pero recordemos que estamos hablando de una pesca ultraligera.
La línea que se suele emplear puede ser de diversa índole: monofilamentos de 0,14 – 0,20; trenzados y fusionados de 2 – 5 lb, con un bajo de nylon o fluorocarbono en los diámetros anteriores. Para empezar, mejor usar monofilamento, ya que lanzar señuelos livianos con trenzado puede ocasionar las temidas “pelucas”.
En cuanto a señuelos, serán los vinilos y cabezas jig, en tamaños ínfimos, los que ocuparán la mayor parte de nuestro arsenal de rockfishing, aunque también podemos utilizar jigs metálicos, peces artificiales, poppers y paseantes, todos ellos a poder ser de un tamaño inferior a los 6 cm y teniendo en cuenta las limitaciones de la caña en cuanto a capacidad de lance.

Captura y Suelta
Debido a que la mayoría de los peces que capturemos serán ejemplares inmaduros o de tamaño contenido, se hace necesario realizar una estricta captura y suelta de todos los ejemplares capturados, sin excepción, devolviéndolos al agua de inmediato y con sumo cuidado, para que sufran el menor daño posible.
Escorpa o cabracho que fue devuelto al agua.
Recordad que nuestro objetivo no es llenar el cubo, ni sacar la pieza de nuestra vida, sino divertirnos con peces que antes ni imaginábamos que se podrían pescar con un señuelo artificial.
Ahora ya conocemos las premisas básicas para adentrarnos en la pesca de los más pequeños depredadores de nuestro entorno. Con esta modalidad conseguiremos picadas y capturas, pero no os creáis que es una pesca facilona. En cuanto la probéis os daréis cuenta que se trata de una modalidad muy técnica y sobretodo… ¡adictiva!

4 comentarios:

  1. Impresionante artículo Víctor, no tiene desperdicio. Magnífico para los pescadores que estamos empezando con el rockfishing.

    ResponderEliminar
  2. Bonito articulo.
    Un saludo David

    ResponderEliminar