3 de septiembre de 2009

Jornada bassera Septiembre 2009

Y sigo con mis basses, estoy completamente enamorado de este gran predador.

Normamente siempre cambiaba de señuelo, pero en mis últimas salidas a por los sapos verdes, he cogido FE a las cabezas plomadas con pequeños grubs detrás.



Les encanta el movimiento de la colita del vinilo, es una pasada como se tiran a por él, a veces no llega ni al fondo. Por el aire ya se lo han cepillado, que bien lo estoy pasando, jejeje.



Unas 2 horas intesivas porque no han parado de picar.



Este último ya era grandote, y que saltos daba el jodío, jejeje.